sábado, 4 de julio de 2015

Cuándo RECLAMAR UN EXAMEN: 'That's the question'
















Reproducción parcial del artículo publicado en 20minutos.es el 24-02-2009

El examen está hecho y la decisión del profesor ya está tomada. Pero en demasiadas ocasiones los estudiantes no están de acuerdo con la evaluación de su trabajo ¿Qué debe hacerse en estos casos? 

Todo depende de la nota y del criterio objetivo del alumno. ¿Es justo? ¿Estás seguro de que ha habido algún error y de que mereces otro resultado? 

No se trata de protestar por protestar; puede que, lejos de conseguir tu objetivo, lo empeores o reduzcas tus posibilidades de aprobar en posteriores convocatorias.

CUANDO RECLAMAR
  • Sin ninguna duda, en los casos en los que hayas suspendido por pocas décimas y no tengas nada que perder. Al contrario, si la nota es más alta de la que esperabas y hace media con pruebas posteriores, no corras el riesgo de empeorar la situación, recuerda que una revisión puede servir para mejorar el resultado pero también para empeorarlo.
  • En caso de que hayas aprobado por los pelos, sólo conviene arriesgarse si estás completamente seguro de que mereces mucho más y de que ha habido algún error en la evaluación del profesor.
  • También puede darse la situación de que no te hayan quedado claros algunos aspectos de la materia o del examen. Lejos de intentar rascar unas décimas, puede servirte para resolver tus dudas de cara a próximas convocatorias. Además, esto es muy valorado y mejora tu imagen ante el profesorado.
CUANDO NO RECLAMAR
  • Obviamente, cuando hayas copiado de algún compañero o hayas utilizado chuletas. Si tuviste la suerte de que no te pillaran durante el examen, les estás dando otra oportunidad para poner en entredicho tus conocimientos y ganarte a pulso el suspenso de esa asignatura de por vida.
  • No pierdas el tiempo ni se lo hagas perder al profesor si no tienes ningún argumento. Ir a una revisión para ver 'si suena la flauta' sólo sirve para demostrar falta de interés, desconocimiento, dar mala imagen y cabrear al profesor
  • La avaricia rompe el saco. Si has aprobado o, mejor aún, tu nota es de bien o notable, no te dejes llevar por la ambición de intentar arañar un poco más. Además de estar cuestionando el criterio de evaluación, el profesor puede verte como un inconformista prepotente.

Enlaces relacionados y/o de interés:

No hay comentarios:

Publicar un comentario