jueves, 3 de abril de 2014

Los 22 consejos para TIPOGRAFIAS de Enric Jardí



  1. Escoge un par de letras: como mucho tres tipos, ya que es preferible jugar con el contraste, el ritmo, la simetría o el movimiento. Muchos tipos son muchas voces, así que una buena solución es el uso de una familia tipográfica multiestilo. 
  2. Procura que el tipo de letra no comunique algo que no deseas comunicar: un estilo de letra expresa algo por sí mismo. Si no sabes cuál tipo elegir, escoge por lo menos uno que no comunique algo que no quieres.
  3. Escoge la letra según el tamaño necesario: los tipos están diseñados para tamaños específicos, esto podemos verlo en que las letras para cuerpos pequeños tienen una estructura más ancha y una diferencia de alturas entre mayúsculas y minúsculas menor que los tipos creados para titulares. Además, tienen formas más abruptas y sus partes finas son más gruesas. Lo ideal es fijarse en estos detalles y seleccionar un tipo adecuado para el texto.
  4. Usa tipos para tu idioma: hay que asegurarse que el tipo tiene todas las letras y caracteres necesarios para la lengua y la materia del texto.
  5. Igualar tamaños cuando se utilicen dos tipos distintos: el mismo cuerpo en tipos distintos no siempre genera tamaños iguales, por lo que se deben ajustar los cuerpos para que las letras aparezcan iguales y combinen entre sí.
  6. Asegúrate de que tu tipo llegue hasta el final: como puede ocurrir que el tipo no llegue hasta el final del proceso (sea de impresión, publicación web, etc.), y que sea reemplazado por otro que no es el deseado, hay que tomar medidas para evitar que esto suceda: adjuntar las fuentes, utilizar programas de conversión de caracteres en vectores, emplear un tipo que esté instalado en todos los sistemas operativos cuando hablamos de web, fijarse en la vista del navegador. En definitiva, es imprescindible hacer un seguimiento de la fuente.
  7. No toques demasiado los valores por defecto: procurar no modificar los valores naturales de los caracteres. Sin embargo, hay excepciones en las que pueden ser favorables ciertos cambios como el cuidado del espacio entre caracteres con la edición de kearning de pares.
  8. Si te dejan, compón a caja izquierda: alinear el texto a la izquierda de la caja y sin justificar, y si es conveniente cortar palabras. Aunque esto riñe con la creencia de que el texto justificado está ordenado, se basa en que para la justificación es necesario alterar los espacios entre palabras y entre caracteres.
  9. Empieza por el cuerpo de texto: es fundamental escoger el cuerpo de texto principal, en especial, su tamaño. Hay dos principios básicos a tener en cuenta: uno práctico relacionado con favorecer a la vista para la lectura y con el mantenimiento de jerarquías como titulares o entradillas; y otro estético según el cual debe mantenerse un contraste entre tipos (no deben ser demasiado parecidos). Un truco consiste en agrupar al máximo los cuerpos y contrastar con el tipo o con el peso.
  10. Ayúdate de una pauta siempre (o casi siempre): Hay sistemas mecánicos como las retículas, y orgánicos como algunas fórmulas basadas en números irracionales. Siempre es conveniente emprender un proyecto complejo con una pauta, pero el consejo es tener la habilidad de prescindir de ella cuando sea necesario.
  11. No pierdas el tiempo con los márgenes y el foliado: antaño se empleaban fórmulas para calcular los márgenes de un diseño. Hoy en día, en caso de los libros, se piensa en la economía del espacio con márgenes más estrechos. No hay una norma para establecer los márgenes: pueden servir para marcar el ritmo de las páginas (más aire o una composición más densa). En cuanto al foliado, hay que pensar en un lugar donde la vista espera encontrarlo, es cuestión de funcionalidad.
  12. Marca los párrafos convenientemente: utilizar sangrados para diferenciar los párrafos si se considera conveniente. Los tips son los siguientes: no aplicar sangrado y salto de línea a la vez porque es una redundancia, aplicar cuadratín (usar la misma medida del cuerpo de texto para el sangrado), no sangrar en el primer párrafo de un grupo de texto ni en titulares, y para anuncios publicitarios no introducir líneas en blanco ni sangrados porque se distrae la vista.
  13. Cuadra las líneas (si puedes): Si es conveniente, utilizar rejilla base, y en bloques continuos, ajustar las líneas (pero si no se consigue con algunas modificaciones, es mejor no forzar demasiado). Controlar los ajustes de partición y justificación.
  14. Cierra el interlineado en los cuerpos grandes: a mayor tamaño de las letras es mejor cerrar el interlineado. Los cuerpos grandes se perciben como imágenes y es mejor cerrar los espacios entre letras para evitar que se escape aire entre ellas, así se dirige la mirada hacia los espacios internos y no hacia los intermedios.
  15. Retoca titulares, cabeceras y logos: hay que tener cuidado con el espacio entre algunas letras que no combinan bien entre sí debido a que los espacios externos no están correctamente compensados. Para ello se utiliza el kearning de pares, para corregir dichos vacíos (algunas veces es conveniente hacerlo manualmente, en especial para cabeceras y logotipos).
  16. Elige cuidadosamente los caracteres a utilizar: este punto se resume en algo muy básico: cuidar la ortotipografía. Es importante saber qué caracteres se utilizan para cada lengua por etiqueta, higiene y para evitar malos entendidos con el lenguaje.
  17. Rechaza las falsas negritas, cursivas y versalitas: hay que asegurarse de que los programas no deformen las letras con falsas negritas, cursivas y versalitas. La solución es el uso de familias tipográficas, ya que incluyen las variaciones originales de cada tipo.
  18. Aprende cómo funcionan los ajustes de P&J: los ajustes de partición y justificación sirven para determinar cómo el ordenador dividirá las palabras al final de cada línea (si hay división) y cómo acomodará los espacios entre palabras y entre letras para que la línea llegue hasta el final derecho de la columna. Es importante aprender cómo funcionan estos parámetros, y a base de “ensayo y error” ir conociendo cuáles son los mejores valores de P&J según el tipo, el cuerpo y el ancho de columna. La recomendación es guardar tablas con los datos que se vayan probando.
  19. Si no se ha de notar, condensa y expande las letras: en textos largos, condensaciones sutiles pueden ayudar a ganar espacio. En letras romanas estas deformaciones se notan menos debido al contraste.
  20. Reduce la interlínea en cuerpos grandes: igual que se hace con el interletraje, en cuerpos grandes conviene cerrar el interlineado ya que los valores asignados por defecto son excesivos. Debe tenerse en cuenta especialmente en mayúsculas, que carecen de ascendentes y descendentes, y por ello el espacio se nota más.
  21. Cuida los números: los números, a pesar de ser diseñados como letras, no terminan de encajar entre los demás caracteres. Hay varios tipos de números: los más comunes tienen la altura de las mayúsculas (o similar) y funcionan para fórmulas matemáticas, el inconveniente es que en bloques de texto destacan demasiado. Otro tipo son los numerales antiguos u ‘old style’ que tienen la altura de las mayúsculas con brazos ascendentes y descendentes. Son los que mejor se integran al texto en bloque.
  22. Habla con propiedad: en este último punto, Jardí recomienda conocer los términos relacionados con tipografía, no porque conociéndolos se vaya a diseñar mejor, sino porque así sees más profesional.
 
Casa del Libro; referencia del libro
  • Nº de páginas: 104 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: ACTAR D 
  • Año 2007
  • ISBN: 9788496540910
Enlaces relacionados:
¿Qué es la Tipografía?
¿Qué es un logotipo?
Libro: Las 22 leyes inmutables de la Marca de Al Ries

No hay comentarios:

Publicar un comentario